CIRUGÍA PLÁSTICA

Reposicionamiento Facial

Rejuvenecimiento de la Cara: Reposicionamiento Facial

El envejecimiento es la consecuencia natural del paso del tiempo. Básicamente por la acción mantenida de la fuerza de la gravedad sobre los tejidos. La cara se “descuelga” de las estructuras óseas. Por ese motivo, el lifting clásico de “estirar” piel y músculo ya no tiene sentido, puesto que los vectores de tracción no eran verticales (antigravitatorios), y, por lo tanto, se perdía la expresividad y naturalidad. La característica más importante, y que hace de esta técnica una revolución conceptual en el campo del rejuvenecimiento facial, es la nula alteración de los rasgos faciales característicos del paciente. Lo que es lo mismo, la naturalidad asombrosa que proporziona. El lifting vertical es un tratamiento que ayuda a mejorar el aspecto, a devolver el tono cutáneo y el volumen facial y a recuperar los puntos de luz y los relieves faciales, proporcionando un efecto de rejuvenecimiento y vitalidad que el tiempo había hecho desaparecer. Al tratarse de un procedimiento tan “profundo” en cuanto al espesor de tejidos tratados, el resultado es mucho más duradero en el tiempo, y más estable.

Antes y después

1. Preparación:

Como ya explicamos en otros tratamientos, es muy importante en esta fase de preparación el examen médico que el cirujano realiza al paciente. Un examen cuyo principal objetivo es detectar cualquier posible anomalía que supusiera la imposibilidad de practicar la operación. En este sentido, el cirujano se encargará de evaluar la estructura facial y el tipo de piel de la paciente, entre otros elementos. También se le realizará un cuestionario para conocer sus hábitos cotidianos como por ejemplo si es fumador/a (ya que esto puede afectar a la cicatrización). Asimsimo, antes de proceder a la intervención, el paciente será informado de las particularidades de la técnica utilizada y los beneficios y riesgos de ésta.

2. Intervención

Una de las mayores preocupaciones de nuestros pacientes son las señales de una piel envejecida. Normalmente éstas se encuentran alrededor de los ojos y se extienden por el rostro hasta la zona del cuello. Con el lifting facial vertical conseguimos poner solución con una sola intervención. ¿En qué consiste? En recolocar los tejidos faciales: músculo, tejido conectivo, grasa y piel. No se realizan “capas” de tejidos, como se realiza en el lifting convencional, y por tanto, se minimiza las complicaciones potenciales que tanto limitaban a las técnicas clásicas. Las incisiones necesarias se reducen a la mínima expresión. Una en la sien y otra en el párpado inferior (en cada lado de la cara). Únicamente cuando exista un claro exceso de piel, o se combine con un lifting de cuello (lifting cervical), utilizaremos las incisiones periauriculares y en el mentón. El paciente sale de quirófano con unas “tiritas” especiales en los laterales de los ojos, y con unas mentonera especial en caso de haber trabajado el cuello. Después deberá lavarse la cara y el cabello antes del alta hospitalaria, que habitualmente se efectúa a las 48 horas de la intervención. Sólo utilizaremos drenajes aspirativos si se acompaña de lifting cervical.

3. Post-operación

Las molestias del post-operatorio son residuales y pueden controlarse con analgésicos comunes. El vendaje y los tubos de drenaje (únicamente si se ha trabajado el cuello) normalmente se retiran entre 24 y 48 horas después de la intervención; las suturas de los párpados, a los 4-5 días; las de la cara y cabeza, a los 7-8 días. Tras el lifting, es habitual que sienta la piel de la cara algo "acolchada". Esta sensación es transitoria y desaparece en unas cuantas semanas. También es normal que el rostro esté inflamado y presente moraduras. Si sigue las instrucciones del médico, estos efectos sólo durarán entre 10 y 15 días. La piel de la cara necesitará cuidados específicos ( recomendamos acudir a nuestro fisioterapeuta ) y no deberá exponerla al sol o a rayos UVA durante al menos tres meses.

“Esta técnica sofisticada de rejuvenecimiento facial de la que el Dr. García Paricio es pionero, permite devolver a la cara la forma de óvalo que ha perdido con el paso del tiempo”
ingreso

Ingreso en Clínica
48 horas

duracion

Duración del tratamiento
Dependiendo del tipo de lifting vertical

recuperacion

Recuperación
3 semanas

Solicitar más información
Preguntas frecuentes

¿A qué edad es recomendable someterse a un lifting?

No hay edad. El momento adecuado es cuando el paciente lo considera oportuno.

¿Cuánto tiempo dura el efecto?

Hay que tener en cuenta que, por el momento, no podemos luchar contra la acción de la gravedad, la responsable de la caída de las distintas estructuras de la cara. La acción quirúrgica del lifting crea un proceso de cicatrización que actúa como freno ante la gravedad y retarda el efecto de descolgamiento, pero no puede proporcionar un resultado definitivo. Lo importante es conseguir unos resultados naturales.

¿Qué riesgos específicos presenta el lifting?

Como cualquier intervención quirúrgica, pueden aparecer hematomas, infección o reacciones anómalas a la anestesia. En cuanto a riesgos específicos, son poco frecuentes. Pueden darse lesiones de las estructuras profundas o de los nervios que controlan el movimiento de los músculos de la cara.

Dependiendo de las condiciones en las que se encuentre su piel y huesos faciales, se podrán conseguir determinados resultados. Es muy importante que avise a su cirujano sobre cualquier medicamento que esté tomando (especialmente aspirina o vitamina E) o sobre condiciones médicas específicas (tensión alta, etc.).

Si es fumador, es muy aconsejable que reduzca drásticamente la cantidad de cigarros o que incluso deje de fumar ya que el tabaco, además de perjudicar el proceso de cicatrización y la circulación sanguínea, aumenta las posibilidades de complicaciones como la pérdida de piel en los bordes de la herida.

Tras el lifting, ¿puede cambiar la expresividad?

No. Sin embargo, es normal que los primeros días se vea extraño ante el espejo a causa del proceso inflamatorio, que poco a poco irá remitiendo.

¿Cuándo será posible hacer vida normal? ¿Se notará la operación?

Habitualmente, después de tres semanas podrá reanudar la vida social y laboral. El hecho de que los resultados sean naturales hace que no se note la operación.

¿Es un proceso doloroso?

No, aunque la sensación de tensión y la hinchazón de los primeros días es un poco molesta.

Solicitar más información

¿Cómo prefiere que le asesoremos?

Enviar