Rejuvenecimiento Facial (IDEFI)

CORRECCIÓN DE LAS ARRUGAS DE EXPRESIÓN MEDIANTE INYECCIÓN INTRADÉRMICA DE GRASA IDEFI (IntraDErmal Fat Injection)

CORRECCIÓN DE LAS ARRUGAS DE EXPRESIÓN MEDIANTE INYECCIÓN INTRADÉRMICA DE GRASA IDEFI CORRECCIÓN DE LAS ARRUGAS DE EXPRESIÓN MEDIANTE INYECCIÓN INTRADÉRMICA DE GRASA IDEFI

El envejecimiento de la cara implica varios factores intrínsecos y extrínsecos. Como íntrinsecos destaca la disminución en el grosor de la dermis, debido a una reducción del colágeno, la elastina y el ácido hialurónico.

Como factor extrínseco debemos destacar la exposición solar, pero también existen otros factores como el tabaquismo y la polución. La gravedad y los movimientos faciales repetidos miles de veces también favorecen la aparición de arrugas faciales.

El descolgamiento facial, el deterioro superficial de la piel y el desinflamiento o pérdida de volumen facial, son todos factores que comprometen poco a poco el aspecto joven y saludable de la cara. Es por este motive que debemos actuar sobre todos estos factores perversos para rejuvenecer un rostro. El descolgamiento se corrige mediante técnicas de lifting facial. La pérdida de volumen mediante técnicas volumetrizadoras como el injerto de tejido adiposo (grasa) del propio paciente, y el daño cutáneo mediante láser, peelings y rellenos sintéticos faciales de ácido hialurónico y geles de calcio.

En cuanto a los rellenos faciales, cada vez más pacientes los utilizan. Incluso empezando a edades muy tempranas como los 30 o 40. Los rellenos faciales sintéticos tienen el gran inconveniente de que se reabsorben y desaparecen en meses, por lo que periódicamente la paciente debe acudir a una nueva sesión de tratamiento, lo que genera molestias y un sobrecoste considerable. Por otro lado, los rellenos sintéticos pueden provocar rechazo por parte del paciente así como cicatrización interna difícil de modular y que a la larga provoca irregularidades en la cara así como aspecto poco natural e incluso mayor descolgamiento facial, si se utilizan de forma abusiva y/o por manos inexpertas.

Hasta la fecha, el relleno facial perfecto no existía. El que más se aproximaba era, sin duda, la propia grasa del paciente ya que es permanente, se integra perfectamente en los tejidos sin intolerarse o generar cicatriz interna, y el coste-beneficio es claramente favorable respecto a la inyección de productos sintéticos repetida. Sin embargo, el problema que nos encontrábamos los cirujanos plásticos era que las partículas de grasa que obteníamos eran de un tamaño grande; suficiente para dar volumen pero excesivo para corregir arrugas de expresión e incluso surcos de profundidad mediana. Cuando habíamos intentado corregir arrugas de expresión mediante la grasa obtenida en partículas grandes y medianas, los resutados eran decepcionantes ya que no conseguíamos rellenar uniformemente la arruga y, además, quedaban en muchas ocasiones grumos de grasa.

Actualmente hemos conseguido solucionar el problema mediante el diseño de nuevas cánulas de extracción de la grasa y filtrado de la misma con láminas de nylon porosas. Mediante este avance tecnológico hemos desarrollado la novedosa técnica IDEFI (Intradermal Fat Injection). Estas nuevas cánulas de 2mm de diámetro multiperforadas con agujeros de tan sólo 1mm y las mallas porosas de filtrado, permiten la obtención de partículas de grasa tan finas que podemos inyectarlas con agujas o cánulas finas de 23G de manera intradérmica en todas aquellas arrugas faciales que consideremos no importa cuál sea su profundidad.

Procedimiento para la nueva técnica IDEFI

Por primera vez, podemos utilizar el mejor de los materiales de relleno que existe, la propia grasa, para corregir las arrugas de expresión que antes sólo podían rellenarse con productos sintéticos, como los ácidos hialurónicos, y mediante agujas finas. El procedimiento se realiza bajo anestesia local 100% y tiene una duración de una hora aproximadamente para el tratamiento de todas las arrugas de expresión de un labio superior, surco nasogeniano y arrugas de la frente. En unos 5 días la inflamación ha desaparecido y el resultado es estable, y sobretodo, permanente al 80%. Puede requerir una segunda infiltración de grasa pasados unos meses ya que existe una reabsorción que va del 0% al 20%.

Solicitar más información

¿Cómo prefiere que le asesoremos?

Enviar