Cirugía reconstructiva

Cirugía reconstructiva de mama

Reconstrucción microquirúrgica con tejido del abdomen (DIEP) y otros métodos (Latissimus Dorsi y Expansores)

El cáncer de mama sigue siendo el tipo de tumor más habitual entre las mujeres en la sociedad occidental. Su tratamiento consiste en una parte quirúrgica (desde tumorectomías circunscritas hasta la mastectomía o extirpación de la mama), y una parte oncológica médica basada en tratamientos con fármacos (quimioterapia) y se puede completar el tratamiento desde el punto de vista oncológico físico (Radioterapia).

La reconstrucción mamaria será un escalón más en el proceso de curación, ya que mediante el mismo conseguimos restaurar la morfología corporal de la mujer y por lo tanto forma parte del tratamiento y tiene unos claros beneficios psicológicos.

  • Restituye el órgano perdido
  • Permite recobrar la feminidad
  • Permite mejorar la imagen personal
  • Favorece un equilibrio psicológico
  • Contribuye a atenuar la conmoción que supuso la lucha contra el cáncer.

¿Qué es DIEP?

En el año 1994 se desarrolla una técnica microquirúrgica llamada DIEP (Deep Inferior Epigastric Perforator) que ha marcado un antes y un después en el campo de la reconstrucción mamaria dado que permite reconstruir una mama lo más parecida a su la original en cuanto a color, tacto y evolución en el tiempo.

El DIEP/SIEA es el acrónimo utilizado para definir la técnica más avanzada en el campo de la reconstrucción mamaria. Utilizamos la piel y grasa del abdomen, sin destruir ningún músculo y sin aportar ningún material extraño para el cuerpo (implantes mamarios). El objetivo del cirujano plástico es crear un nuevo pecho lo más parecido posible a una mama natural. Este procedimiento no interfiere en el tratamiento previo o posterior , ni en el control posterior del cáncer de mama (o sea, que oncológicamente es absolutamente complementario). Prueba de ello es que cada día son más los oncólogos que lo recomiendan. En el caso de sufrir una recidiva del tumor una vez ya reconstruída la mama, esta reconstrucción no interferirá negativamente en el diagnóstico precoz de tal recaída si los mecanismos exploratorios son los adecuados.

Este método de reconstrucción es el más utilizado en los centros hospitalarios de mayor prestigio del mundo. Puede aplicarse a la mayoría de pacientes mastectomizadas.

Preparación

Tras un análisis previo, el cirujano pondrá a disposición del paciente toda la información acerca de la técnica DIEP y le asesorará en relación a todos los pasos a seguir a partir de ese momento. Además, recibirá las recomendaciones a tener en cuenta antes de una intervención como: seguir una dieta saludable, informar de si la paciente se debe medicar, eliminar el tabaco, mantener bien limpia la piel, entre otros consejos a favor de la intervención que se lleve a cabo en días posteriores. Debe saber que en todos los procedimientos y como norma general: Se cursarán una batería de pruebas que garanticen que no exista riesgo médico y aporten toda aquella información que el diagnóstico por la imagen, hoy día, puede ofrecer. Probablemente se le realizarán fotografías para plantear y preparar la cirugía. Estas fotografías se enmarcan dentro de la estricta "ley de protección de datos" por la que nos regimos, y son básicas para planear la intervención y para que usted pueda ver el antes y el después. Se le entregará una carpeta personalizada con toda la documentación necesaria. Información imprescindible detallada para preparar la intervención, pruebas a realizar, medicación necesaria al alta, direcciones, teléfonos, etc. Y siempre dispondrá de canales variados, ágiles y rápidos para comunicarse con su cirujano (teléfono 24h, mail, redes sociales y hasta por whatsapp).

Intervención

Ante una intervención de este tipo la elección del método dependerá de las características de cada paciente. ¿En qué consiste el DIEP? Se trata de utilizar el exceso de piel y grasa ubicada en la zona abdominal para la reconstrucción de la mama, al tiempo que se consigue un efecto remodelador del contorno corporal (se realiza una abdominoplastia en dicha zona). El tejido extraído se desplazará al tórax para unirse a una arteria y vena. Si comparamos el DIEP con otras técnicas de reconstrucción mamaria, encontraremos grandes beneficios, entre los que destaca la conservación de los músculos, de los nervios y de los movimientos de la zona abdominal. Un factor importante para seguir con nuestra actividad diaria sin la necesidad de solicitar ayuda. Otra ventaja es que la nueva mama se adaptará a los cambios de peso y fisiológicos que pueda experimentar cada paciente. De esta manera conseguimos un resultado óptimo para la paciente, sin necesidad de retoques y que no dificulta ningún tipo de tratamiento oncológico. Es importante tener en cuenta que la reconstrucción de la areola-pezón (CAP) se llevará a cabo pasados 4 meses de la operación ya que se requiere que el tejido trasplantado esté desinflamado. Esta intervención final no requerirá de ingreso y se procederá con una anestesia local.

Post-operación

Una vez finalizado el ingreso en una clínica, se recomienda una semana de reposo sin realizar esfuerzos físicos. Pasado este tiempo, la paciente puede reanudar progresivamente la actividad siempre manteniendo ciertas precauciones. Tras la intervención y durante las primeras 2-3 semanas se colocará un sujetador específico. Posteriormente éste podrá ser substituido por un sujetador habitual (siempre sin aros). Éstas y otras recomendaciones serán aclaradas por el cirujano en consulta. Cabe resaltar que tras la inflamación, es probable un aumento considerable del pecho así como cierta tensión abdominal que irán desapareciendo con el paso de los días. Pasado el periodo postoperatorio, se debe acudir como es habitual a las visitas con los especialistas(oncólogo/ginecólogo/cirujano).

¿Qué es la técnica del Latissimus Dorsi?

Se conoce como “Latissimus Dorsi” a la técnica de reconstrucción mamaria que utiliza tejido muscular y/o cutáneo de la zona dorsal del cuerpo de la mujer. Se trata de un área con una importante superficie. En concreto, la técnica utiliza piel, grasa y músculo, lo que se conoce como “colgajo miocutáneo” ubicado en esta zona de la espalda y que a través de la axila será depositado en la zona mamaria. Podemos obtener una forma del nuevo pecho muy natural tras una mastectomía y en la mayoría de casos sin la necesidad de añadir un implante. El Dr Daniel García Paricio tiene una larga experiencia en cirugía reconstructiva a nivel mamario al haber pertenecido durante años al servicio de Cirugía Plástica de hospitales de tercer nivel tan reconocidos como lo son el Hospital Clínic y el Hospital de Sant Pau de Barcelona.

Intervención

Primero se deberá colocar a la paciente de lado, una posición que favorece el acceso y la selección del área de la zona dorsal. En este momento, se procederá a la disección y elevación de los tejidos que conforman este colgajo de la espalda. Este proceso requiere de un gran conocimiento anatómico y de una preparación extensa en técnicas de Cirugía Plástica Reconstructiva. Ese “colgajo” se traslada, posteriormente y por debajo de la piel axilar, a la zona anterior torácica dónde vamos a reconstruir la mama. En el mismo procedimiento se puede realizar la eliminación del tejido mamario afectado, lo que permite que la paciente salga del quirófano sin haber sufrido nunca la ausencia de mama en su cuerpo. El tejido abundante de este colgajo nos permite crear una mama muy equilibrada y acorde con las características antropométricas de la paciente. Además, si disponemos de suficiente tejido en la espalda, no necesitaremos añadir ningún implante mamario a la reconstrucción. En el mismo tiempo quirúgico podemos actuar sobre la mama contralateral para hacerla lo más parecida a la “nueva” si fuera necesario.

Postoperatorio

Al tratarse de un colgajo “pediculado” se trata de una técnica con menos complicaciones potenciales aunque eso no significa que nuestro personal de enfermería y médicos no vayan a monitorizar continuamente la evolución de la reconstrucción. La zona dadora (espalda) tendrá una cicatriz transversal de diferente longitud en función del caso. Esa cicactriz irá mejorando de manera paulatina con el transcurso de las semanas hasta adoptar un aspecto muy bien tolerado por la mayoría de nuestras pacientes. La mama reconstruida seguirá la evolución propia de este tipo de colgajos con mejoría exponencial hasta integrarse completamente en el tórax desde el punto de vista de forma, color, tacto y movimiento. Si no se ha necesitado la implementación mediante una prótesis de mama detrás del colgajo, el resultado aún será más natural. La areola/pezón se reconstruye una vez la nueva mama está estabilizada.

¿Qué es la técnica de reconstrucción con expansores?

Se trata de un método de reconstrucción de la mama simple y rápido. Para ello se utiliza un dispositivo (el expansor mamario) que permite dilatar la piel y músculos mediante la introducción progresiva (semanas) de suero fisiológico en el dispositivo. Esta inyección de suero favorece la distensión de la piel y el aumento del volumen de lo que será la nueva mama y de forma progresiva. El expansor será substituido posteriormente por una prótesis mamaria definitiva, cuando tengamos la forma y el volumen necesarios, por lo que podemos concluir que este tipo de técnica requiere de dos fases de reconstrucción.

Intervención y Postoperatorio:

A través de una incisión se coloca el expansor mamario detrás del músculo pectoral mayor y serrato y de la piel. Mediante inyecciones de suero repetidas a lo largo de semanas y a través de una válvula en el expansor, conseguimos que éste vaya aumentando de tamaño. Conseguimos crear un volumen de tejido muscular y cutáneo en la zona mamaria habiendo creando los cimientos de una nueva mama. Pasados entre 2-6 meses procederemos a substituir el expansor mamario por un implante definitivo. La periodicidad con la que se inyecta el suero, suele ser cada dos a tres semanas (unos 60-100 cc/ sesión) durante 2-6 meses. La expansión se realiza en consulta, a través de un pequeño pinchazo en la piel, y es indolora. En la segunda intervención sustituimos el expansor por el implante definitivo y realizamos otros ajustes que pudieran estar indicados. En ese momento podemos, también, mejorar la mama contralateral si fuera necesario, para que las dos sean lo más simétricas y eutópicas posibles. La areola/pezón se reconstruye en un tercer tiempo una vez la nueva mama está estabilizada.

"Somos pioneros en este tipo de
reconstrucción de mama en toda España"
protesis

Técnica
DIEP (Deep Inferior Epigastric Perforator)

ingreso

Ingreso en Clínica
4 días

duracion

Duración del tratamiento
6 horas

recuperacion

Recuperación
3/4 semanas

Hablamos de este tratamiento en Infosalus

Solicitar más información Preguntas frecuentes

Solicitar más información

¿Cómo prefiere que le asesoremos?

Enviar