Cirugía plástica

Ginecomastia

Hablamos de Ginecomastia en aquellos casos en los que el paciente varón presenta mamas de un tamaño superior al promedio, y, por tanto, con repercusión estética desfavorable. Proviene del griego y significa "mamas parecidas a las de la mujer". Aunque no es frecuente oír hablar de este problema, actualmente es bastante común. La incidencia de este trastorno ronda el 40-50 % de los hombres y puede afectar a una sola mama o a las dos. Por lo que es mucho más frecuente de lo imaginado. Aunque ciertas drogas o medicamentos, como los esteroides anabolizantes, y algunos problemas médicos pueden estar unidos al crecimiento de la glándula mamaria en el hombre, en la mayor parte de los casos desconocemos el origen de este trastorno.

Afortunadamente, el desconocer la etiología (la causa) no afecta a la calidad en el tratamiento. Los resultados obtenidos mediante nuestra técnica son, sencillamente, excelentes. El procedimiento consiste en eliminar la grasa y el tejido glandular de las mamas, y en casos extremos también extirpa piel sobrante, dando lugar a un tórax en el que únicamente sobresale la musculatura pectoral, mejor definida gracias a la liposucción. Evidentemente, eliminamos el 90-95% de la glándula hipertrofiada, pero mantenemos lo que llamamos el “botón mamario” que debe existir en todo varón, y la areola-pezón. No se trata simplemente de “eliminar” toda la glándula, sino de volver a tener una mama masculina.

1. Preparación:

El historial médico y la exploración será esenciales en esta fase de preparación antes de la intervención. Se debe tener especial control de la función hepática si ésta se encuentra alterada, de la medicación (sin estrógenos) o del uso del esteroides anabolizantes. En este proceso también es clave una mamografía para descartar alteraciones patológicas. También se mide la grasa y el tejido glandular para elegir la técnica quirúrgica más adecuada. A partir de aquí de daría toda la información necesaria y consejos para que el paciente se prepare para la intervención.

2. Intervención

Cuando el caso de aumento mamaria es derivado de un exceso de glándula, debemos intervenir con bisturí (con una incisión mínima en el reborde inferior de la areola) y se realiza sólo o con liposucción añadida. De esta manera se consigue eliminar el exceso de tejido glandular, grasa y piel sobrante. Si se usa la liposucción para retirar el exceso de grasa, la cánula habitualmente se inserta a través de una incisión en el margen axilar de la mama y en el pliegue pectoral inferior. Cada vez más, y debido a la gran experiencia que hemos acumulado al haber trabajado largo tiempo en el Sistema Público de Salud, introducimos la liposucción de forma primaria, obteniendo un contorno mucho mejor definido del torso, obteniendo lo que llamamos un “beneficio colateral”.

Si la ginecomastia consiste fundamentalmente en un exceso de tejido graso, la liposucción será nuestra mejor arma, pudiendo evitar tener que hacer ningún tipo de incisión con el bisturí, eliminando las cicatrices. Se hace una incisión de unos 3 mm en áreas no visibles, y con la ayuda de una cánula de teflón o titanio conectada a un mecanismo de vacío especialmente diseñado, se licua la grasa y se aspira. Este procedimiento también se puede realizar con anestesia local más sedación, y nunca será doloroso. Dependiendo del caso se puede recurrir a una anestesia local o a una anestesia general superficial.

3. Post-intervención

Tras la intervención es muy común sentir pequeñas molestias pero que podrán ser controladas siguiendo las indicaciones del cirujano. También podrá detectarse una ligera inflamación que desaparecerá en pocas semanas y que será controlada con una prenda elástica. Poco a poco se irá recuperando la actividad diaria habitual limitando en un principio la actividad física.

ingreso

Ingreso en Clínica
sólo durante unas horas

duracion

Duración del tratamiento
1:30h - 2h

recuperacion

Recuperación
4 semanas

Solicitar más información

Solicitar más información

¿Cómo prefiere que le asesoremos?

Enviar